Ariadna en su laberinto

El laberinto de CnososLa gota resbala y, como si cayera por un precipicio, se estrella en la palma de su mano.

A ésta le siguen otras que acaban en su vestido y en el frío suelo de piedra. Suspira y quiere ahogar su llanto silencioso y sus sentimientos compasivos. No puede.

Ante sus ojos se representa la última y terrible escena. Dura y fría, siguiendo los patrones de las mejores tragedias de Esquilo, la acción se desarrolla con otro ritmo. Han acabado las carreras en la oscuridad, las persecuciones de verdugo y víctima por los pasillos y pasadizos húmedos, los gritos y los ruidos de la respiración agitada.

Ahora el último estertor de muerte ha llegado al colosal cuerpo de su medio hermano, y de su bravura asesina no queda ya nada. Ahora solamente destaca un hilillo de babas y sangre que mana de su hocico.El laberinto de Cnosos

Ahora los movimientos, rápidos y agresivos, de aquel príncipe ateniense, han dejado paso a su respiración entrecortada, que nos avisa quién ha sido el vencedor, que recuerda quién es el superviviente.

Ella alza la mirada y observa el ovillo de cuerda salvador. Con un suave gesto le indica que tienen que escapar de aquel escenario de muerte y horror.

El monstruoso minotauro queda tendido, sin presente ni futuro ya desvanecido.

Teseo, el que pasará a la historia como el héroe valiente y libertador, recoge su espada y dirige sus pasos, cabizbajo, hacia donde está ella.

Ariadna comienza a caminar enrollando la cuerda en su mano, hacia la libertad, hacia el centro de su laberinto.

Gregori Navarro

El laberinto de Cnosos

Guardar

10 pensamientos en “Ariadna en su laberinto

  1. La tercera vez que los atenienses debian pagar su tributo, Teseo, -hijo de Egeo, el rey de Atenas- se ofrece a ir y matar al minotauro. El problema era que el minotauro vivia en un laberinto del que no se podia escapar.

    • Spinoza was the man!However, to this day no one on Earth has been able to understand or even remotely comprehend his phclpsoohiial text THE ETHICS.Go ahead and try — I dare ya.

  2. Pero, Ariadna no se amilano mucho y olvido sus penas de amor con el dios Dionisio, quien se habia enamorado profundamente de ella. Se caso con ella y la llevo al Olimpo. Como regalo de bodas le dio una diadema de oro que hizo Hefesto y que luego se convirtio en constelacion.

  3. Ariadna es la hija del rey Minos y Pasifae de Creta. Su padre tenia en un laberinto al minotauro, a quien habia que alimentar con gente ateniense cada nueve anos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *