«Apoloxía de Sócrates». Traducción a la lengua gallega del diálogo socrático

Pues sí.

Apoloxía de Sócrates

No podíamos dejar de pensar que este diálogo de Platón tenía que ser traducido a otras lenguas. Así nos asegurábamos que en diferentes territorios se trabajaría el tema en la lengua materna o educativa.

La primera traducción ha sido a la lengua gallega, tan bella y con tanta sonoridad.

Esperamos que desde aquellas tierras espléndidas se disfrute de su lectura y de su representación en teatro de sombras.

Gregori Navarro

Demetrio de Falero (II)

"La Gran Biblioteca de Alejandría", juego de mesa diseñado por Gregori navarroSu gestión en Atenas tuvo partidarios y detractores, pero lo que todos hubieron de reconocer fue su capacidad de trabajo y su generosidad en la gobernanza. Realizó un censo demográfico y contuvo el gasto público y privado. También limitó los gastos en funerales y tumbas, que arruinaban a no ocas familias, los gastos militares y racionalizó las cuentas. Siempre en busca de la medida justa aprendida en el Liceo, huyendo del exceso.

 

Para Cicerón, que lo consideró un gran estadista y el último gran orador de Atenas:

“El Estado permanecía decaído y desvaído: el sabio hombre de Falero, Demetrio, logró resucitarlo”

Estatua de Demetrio de -Falero en la Biblioteca Moderna de Alejandría

Tuvo gusto por el lujo y el exceso. Su vida privada era todo lo contrario a su pragmática y aristotélica vida pública: esplendidos banquetes cada noche, suelos perfumados, flores en todas las habitaciones, cocineros de lujo, mujeres y jovencitos de ensueño correteando por los pasillos, suelos de mosaicos, mármoles en las paredes, estilistas que cuidaban su apariencia, pues le encantaba teñirse de rubio y maquillarse la cara, y una búsqueda constante por parecer agradable y bello a los ojos de los demás.

Ateneo dijo de él: “quien dio leyes a otros, y quien reguló las vidas de los otros, exhibía en su propia vida el desprecio de toda ley.”

Demetrio contestaba a los críticos con la frase que nos dejó Diogenes Laercio, y que es todo un resumen de su visión de la vida:

“En casa, honrar a los padres; en la calle, a todos; en la soledad, a sí mismo”

El perfecto estudiante del Liceo era un hedonista en su vida íntima. Pero los atenienses se sintieron contentos bajo su benévolo mandato. Llevados por su tendencia a la adulación y al cariño desmedido de sus héroes, los atenienses le erigieron 360 estatuas en 300 días. Un record de Guinnes, un desmadre de honores.

Pero pasados 10 años, a Atenas llegó una flota de 250 naves dirigida por otro de los muchos “libertadores” que tuvo la ciudad y que abundaban por la Grecia convulsa de aquel tiempo. Otro Demetrio, llamado Poliorcetes (el asediador de ciudades), que decidió que su tocayo de Falero sobraba en la ciudad.

Demetrio de Falero tuvo que huir a Tebas con lo puesto, mientras sus queridos atenienses, llevados ahora por su tendencia a odiar a sus héroes caídos, lo condenaban a muerte y derribaban a toda prisa 359 de sus estatuas, dejando solo una, en la Acrópolis, porque era terreno sagrado y mejor no enfadar a los dioses. Con el material de las estatuas de bronce hicieron orinales donde “vomitar su odio”, según Diogenes Laercio. Al oírlo, Demetrio, algo enfadado, proclamó:

“¡Podrán derribar mis estatuas, pero no los méritos que ellas premiaron!”

Gregori Navarro

"La Gran Biblioteca de Alejandría", juego de mesa diseñado por Gregori navarro

 

 

Los siete sabios de Grecia según Johannes Engels

"Los Siete Sabios de Grecia", juego de mesa diseñado por Gregori NavarroUna tradición que data de la antigüedad griega, recogida por Platón en sus Diálogos, nos habla de siete pensadores que vivieron entre los siglos VII y VI antes de Cristo, que dejaron al mundo el legado de la sabiduría práctica de su tiempo, condensado en una serie de aforismos como “Conócete a ti mismo”, “Nada en demasía”, “No desees lo imposible”… Aunque diversos autores llegaron a mencionar hasta 27 nombres distintos, la lista más aceptada de los siete, consagrada por las Vidas de filósofos ilustres de Diógenes Laercio, incluye a Tales de Mileto, Solón de Atenas, Bías de Priene, Quilón de Esparta, Cleóbulo de Lindos, Periandro de Corinto y Pítaco de Mitilene.

En este libro divulgativo para el gran público, Johannes Engels, profesor de Historia antigua de la Universidad de Colonia, nos explica la vida, el pensamiento y la leyenda, no solo de los Siete de la tradición, sino de otros que figuraron en la Antigüedad en esta lista, como Orfeo, Pisístrato o los filósofos Anaxágoras, Epiménides de Cnosos y Pitágoras.

No dejes de leerlo.

Para Jugamos, «los siete sabios de Grecia» es un juego donde los personajes van pasándose el trípode que representa la sabiduría de uno a otro y dónde vamos conociendo y descubriendo todas aquellas frases y citas tan sencillas y tan sabias que en su día pronunciaron.

No dejes de jugarlo.

Gregori Navarro

"Los Siete Sabios de Grecia", juego de mesa diseñado por Gregori Navarro

Y así, todos sus sueños se estrellaron contra el mar

"El vuelo de Dédalo e Ícaro", juego de mesa diseñado por Gregori NavarroCogió una de las cañas y empezó a hacer pequeños agujeros con un sencillo punzón. Las cañas las habían recogido en sus salidas nocturnas, cuando el único vigilante se quedaba dormido. Poco a poco habían almacenado una gran cantidad de ellas. Habían tenido tiempo, mucho tiempo para hacerse con todo el material necesario Años y años encerrados en aquella enorme prisión, en la que ellos dos eran los únicos forzados habitantes.

Una pluma de un despistado ganso, otra pluma de buitre que apareció muerto en el recinto, varias más de pato y un montón de vulgares plumas de palomas que se atrevían, sin conocer su futuro, a posarse en los muros. Una a una las fue enganchando en los agujeros de la caña con la cera de abeja, calentada al sol en un pequeño recipiente.

Miró a su derecha y vió cómo su padre se esforzaba en ensamblar las cañas emplumadas unas con otras, formando así el extraño artilugio. Se acercó a él, arrastrando los pies, para que comprobara la solidez de su trabajo y pensó en el viaje que dentro de poco emprenderían.

Ataron a su cuerpo el producto de sus meses de trabajo y sus sueños de libertad, y subieron al muro más alto.

Y ejecutaron el más bello salto de vida que nadie jamás hizo. Y volaron.

Subía y bajaba moviendo sus brazos y sintiendo el aire fresco en su cara. Y desde atrás escuchaba la lejana voz de su padre: «No subas más. El sol, el sol…»

Fue entonces cuando vió la extraña lluvia de plumas y cuando presintió la inminente caida.

Gregori Navarro

"El vuelo de Dédalo e Ícaro", juego de mesa diseñado por Gregori Navarro

Guardar

Ariadna en su laberinto

"El laberinto de Cnosos" juego de mesa diseñado por Gregori NavarroLa gota resbala y, como si cayera por un precipicio, se estrella en la palma de su mano.

A ésta le siguen otras que acaban en su vestido y en el frío suelo de piedra. Suspira y quiere ahogar su llanto silencioso y sus sentimientos compasivos. No puede.

Ante sus ojos se representa la última y terrible escena. Dura y fría, siguiendo los patrones de las mejores tragedias de Esquilo, la acción se desarrolla con otro ritmo. Han acabado las carreras en la oscuridad, las persecuciones de verdugo y víctima por los pasillos y pasadizos húmedos, los gritos y los ruidos de la respiración agitada.

Ahora el último estertor de muerte ha llegado al colosal cuerpo de su medio hermano, y de su bravura asesina no queda ya nada. Ahora solamente destaca un hilillo de babas y sangre que mana de su hocico.El laberinto de Cnosos

Ahora los movimientos, rápidos y agresivos, de aquel príncipe ateniense, han dejado paso a su respiración entrecortada, que nos avisa quién ha sido el vencedor, que recuerda quién es el superviviente.

Ella alza la mirada y observa el ovillo de cuerda salvador. Con un suave gesto le indica que tienen que escapar de aquel escenario de muerte y horror.

El monstruoso minotauro queda tendido, sin presente ni futuro ya desvanecido.

Teseo, el que pasará a la historia como el héroe valiente y libertador, recoge su espada y dirige sus pasos, cabizbajo, hacia donde está ella.

Ariadna comienza a caminar enrollando la cuerda en su mano, hacia la libertad, hacia el centro de su laberinto.

Gregori Navarro

"El laberinto de Cnosos" juego de mesa diseñado por Gregori Navarro

Guardar

Bienvenido maestro Sócrates

JugamosNo recuerdo bien cuando fue mi primer contacto con Sócrates. Intuyo que sería en 7º de EGB (Educación General Básica) con 13 años, cuando después del tema de la Prehistoria comenzamos a estudiar las grandes civilizaciones de la Antigüedad: Mesopotamia, Egipto, Grecia, Cartago,…

Posteriormente, durante el bachillerato, leí algunos de los diálogos de Platón, donde Sócrates emergía con toda su fuerza intelectual y moral.Jugamos

Desde aquel tiempo hasta ahora, he sentido su compañía constantemente.

Pero es en este momento, ahora que “Jugamos” adquiere cuerpo y fuerza, cuando detecto que su presencia es más necesaria.

Próximamente abriremos un canal en Youtube donde presentaremos los juegos de “Jugamos” y para ello necesitábamos a alguien que hablara por nosotros. Esta persona no podía ser otra que el maestro Sócrates.

JugamosRecorrimos unos miles de kilómetros en el espacio y más de 23 centurias en el tiempo. Llegamos al ágora de la gran Atenas y, tal y como habiamos intuido, allí lo encontramos.

La charla con él fue amable y nuestra propuesta fue concreta y directa: necesitábamos que explicara a los niños y a sus padres la importancia del proyecto “Jugamos”.

No tuvimos que convencerlo de nada. Era nuestro maestro y quiso venir con nosotros a enseñarnos muchas, muchas cosas.

Bienvenido maestro Sócrates.

Gregori Navarro

Jugamos

Guardar

Cómo se pensó Ilion, la guerra de Troya

"Ilion, la guerra de Troya", juego de mesa diseñado por Gregori NavarroNo fue nada fácil.

Hacía unas semanas que había visto la película “Troya”, protagonizada por Brad Pitt, pero ya hacía tiempo que la idea sobrevolaba mi cabeza.

¿Cómo plasmar la batalla en la llanura frente a las puertas de la mitológica ciudad?

¿Cómo enfrentar a los dos bandos contendientes?

¿Cómo resolver quién sería el ganador del juego?

Partí de la idea de que si los troyanos conseguían resistir dentro de su ciudad, los aqueos no aguantarían más el asedio y marcharían como perdedores del juego.

Si, por el contrario, los aqueos Ilion la guerra de Troyalograban entrar en la ciudad la arrasarían e incendiarían y serían los vencedores.

Por tanto, la clave estaba, por un lado, en las murallas de la ciudad si eran capaces de resistir, y por otro lado, en el gigantesco caballo de madera que permitiría el paso de los atacantes y abriría las puertas de la fortaleza.

Para ello, diseñé una línea de casillas por donde avanzarían dos fichas simbólicas: la muralla troyana y el caballo aqueo. La primera ficha que llegara a la última casilla que simbolizaba la ciudad de Troya señalaría al vencedor de la partida.

El tablero era una cuadTroya-Como se pensorícula de 10 x 10 casillas. En una banda se distribuía el ejército troyano y en la otra el ejército aqueo. En total 40 combatientes (20 por cada bando) que se moverían según el valor de los dados.

La victoria o derrota en los combates individuales también vendría determinada por el valor de los dados y por la estrategia de los jugadores.

La selección de los personajes combatientes de cada ejército la hice teniendo en cuenta la importacia de cada personaje en la Ilíada de Homero. Ya sé que es una selección subjetiva, cada persona seguramente habría realizado una selección diferente.

Quise que, al igual que en la epopeya, los dioses tuvieran también algo de participación. Así que creé unas cartas-comodín que represent aban a cuatro dioses que intervenían y apoyaban a cada bando.

Ya tenía todos los elementos sobre el tablero.

Encontrar a mi primer contrincante no fue nada difícil,

…jugamos?

Gregori Navarro

"Ilion, la guerra de Troya", juego de mesa diseñado por Gregori Navarro

Guardar

Cómo se pensó «El Arjé y los presocráticos»

"El Arjé y los presocráticos", juego de mesa diseñado por Gregori NavarroHabía diseñado ya dos juegos de mesa y estaba contento con el ritmo de desarrollo que llevaba con ellos.

Los tableros ya estaban impresos, las fichas y los dados casi a punto. Estaba pensando en trabajar con tabas en lugar de hacer servir dados romanos, pero la forma de conseguir las tabas originales para fabricar los moldes había dejado el asunto en “stand by”. Era cuestión de tiempo.

Contemplar y detectar que los dos primeros juegos de mesa únicamente abordaban temas mitológicos, provocó que este nuevo juego de mesa cambiara su orientación: continuaría en el mismo espacio físico y temporal, la Antigua Grecia, pero esta vez la perspectiva sería diferente: la filosofía.

El arje y los presocraticosRecordaba mis años en el instituto Eugeni d’Ors de Badalona y aquella asignatura tan fascinante que era la filosofía. Y de nuevo mi intención de combinar y juntar en un mismo plano, juego de mesa, conocimiento y persona, me condujo hasta “El Arjé  y los presocráticos”.

Los pensadores presocráticos, y más concretamente los filósofos pertenecientes a la escuela de Mileto, eran las figuras que mejor se adaptarían a jugar en un tablero.

El Arjé o punto de origen y principio de todas las cosas, representó el motivo para la competición.

Cada filósofo tenía una idea en su cabeza de lo que era el origen y principio de las cosas y del universo.

Cada filósofo decidió defender su posición e intentó expandir su idea de Arjé.

Me perdonaran los entendidos en la materia por incluir a Heráclito. Aunque fue forzada su presencia entre los filósofos milesios, era comprensible que ocupara uno de los cuatro puestos de filósofo, ya que se postulaba como el defensor del fuego como Arjé.Arje

Ya teniamos las fichas (los cuatro filósofos) y los dados con números griegos, que posiblemente serían sustituidos por tabas. Solamente nos faltaba el tablero.

Éste, finalmente quedó formado por dos zonas diferenciadas: un perímetro por donde se moverían los filósofos y un centro por donde se expandiría el Arjé de cada uno.

Después de esto, tan solo me faltaba invitar a jugar a tres personas que representarían a otros tantos pensadores.

Para representar al cuarto,… ya estaba yo.

Gregori Navarro

"El Arjé y los presocráticos", juego de mesa diseñado por Gregori Navarro

Guardar

Cómo se pensó «El laberinto de Cnosos»

"El laberinto de Cnosos", juego de mesa diseñado por Gregori NavarroEn la primavera del 2.010, envueltos por el calor de un día de sol, pensamos cómo será nuestro primer juego.

Vemos a nuestros tres personajes a los que asignamos unos colores que ya siempre les acompañarán:

  • Minotauro, siniestro ser caracterizado por el negro, de desgracia y luto.
  • Teseo, héroe dónde los haya, valiente y con una fuerza física más allá de lo normal. El color rojo le caracteriza. Rojo de ación y de rapidez en los movimientos. Rojo de espada utilizada contra un enemigo feroz.
  • Ariadna, bella e inteligente princesa, que personaliza el amor sin límites. Ariadna es capaz de traicionar a su hermano, el Minotauro, a quien también amaEl laberinto de Cnosos, por salvar a su enamorado, el príncipe ateniense. Le asignamos el color verde, porque representa el futuro, junto a Teseo y el futuro de una humanidad libre de situaciones de crueldad.

Nos imaginamos un tablero como un laberinto exterior, con sendas y caminitos rodeados de arbustos que impiden pasar al otro lado.

Dejamos un laberinto oscuro y siniestro, interior en los sótanos de un inmenso palacio, para una futura versión de nuestro juego.

Colocamos  a los dos contrincantes en dos puntos opuestos, unidos por una diagonal imaginaria: un punto es la entrada al laberinto y en ella Teseo espera su turno para entrar. El otro punto es el fondo del laberinto, donde tiene su lugar de descanso el Minotauro y desde donde se lanzará en persecución del ateniense.

Justo en medio del tablero encontramos a Ariadna. Ella se moverá en cada turno con la tirada de cada personaje. Ella decidirá quién de los dos adversarios es el atacante en cada momento.

Ariadna y los dados decidirán quién sale vencedor del laberinto.

Jugamos…?

Gregori Navarro

"El laberinto de Cnosos", juego de mesa diseñado por Gregori Navarro

Guardar